El spray y la FIFA: Una relación rota

El uso del spray le ha traído graves problemas a la FIFA.

Cuando se aprobó el uso del spray en el fútbol, por allá en el 2012, los comentarios positivos no se hicieron esperar. Los árbitros finalmente tendrían una pequeña ayuda para formar las barreras en los tiros libres, marcar la zona en donde debía ir el balón, pero sobre todo para hacer respetar la distancia, un problema que observamos a diario en cualquier partido. Sin embargo, y ante el desconocimiento de muchos, el uso reglamentado de este elemento fue retirado desde hace tres años de los libros que marcan las pautas sobre las reglas del juego. Su utilización se encuentra bajo criterio de cada competición. ¿Pero qué pasó?

Un argentino (Pablo Silva) y un brasileño (Heine Allemagne), desarrollaron años atrás un aerosol evanescente con la intención de que los árbitros marcaran la distancia de las barreras en los tiros libres. Sin embargo, el proceso para lograr que se aprobara su uso era bastante complejo, pues todo cambio que se vaya a realizar en el reglamento, requiere de los siguientes tres pasos: primero, que la FIFA, una Federación o una Confederación, sean quienes propongan la modificación; segundo, que la International Board (IFAB) considere positivamente dicha propuesta como para ser debatida en su congreso anual, reuniones en donde se tratan dichos temas; finalmente, la propuesta es sometida a votación en una asamblea. Pues bien, Silva y Allemagne consiguieron dar todos estos pasos en el año 2012, aceptándose entonces el uso del «spray 9.15».

Te puede interesar: árbitros italianos quieren distancia social

Brasil 2014: «el detonante»

En la Copa del Mundo Brasil 2014, apareció el uso del spray por parte de los árbitros en todos los partidos. Era la primera ocasión en la que se presentaba a gran escala este innovador elemento creado por dos sudamericanos. ¿El problema? La FIFA implementó los aerosoles sin el debido permiso de sus inventores, pues en las conversaciones que tuvieron, no lograron llegar a ningún acuerdo económico. El resultado de esta situación, fue una demanda contra el máximo organismo del fútbol mundial, y se espera que en las próximas semanas salga a la luz pública la resolución de este caso. Según información del Diario AS, si la justicia brasileña falla a favor de Silva y Allemagne, la pena podría incluir cuatro años de cárcel para el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, y una indemnización de más de 100 millones de dólares por los daños causados.

Mientras el juicio continúa, la FIFA ha implementado en sus competencias otro spray diferente al «9.15». Según le contó Silva al Diario AS, este nuevo aerosol no cuenta con la misma calidad de su producto, pues aparentemente ya estaría probado que este no afecta al medio ambiente, no afecta al césped ni a las botas de los jugadores. De esta manera y según el, cualquier accidente que se genere, podría traer consecuencias mayores para la FIFA.

FUENTE: DIARIO AS – LINK DIRECTO

REDACCIÓN: EL VAR CENTRAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *